La respuesta

Cuando entr, Manuel ya me esperaba en un rincn convenientemente apartado. Lo abord sin ms trmite:
- Cul es la urgencia? Qu tiene para m?.-
- Una novedad... Mi mayor orgullo!...- dijo al tiempo que pona sobre la mesa una delicada caja que haba mantenido oculta. brala, y despus me da su respuesta.-
Al abrirla se elev ante mis ojos una esfera oscura, que se fue iluminando lentamente con un tenue resplandor azulado. La luminosidad del cuerpo se hizo ms intensa, aunque intermitente, a intervalos mas o menos regulares. Prestando ms atencin vi que comenzaban a girar a su alrededor dos esferas ms pequeas; una luminosa, la otra ms plida. Mientras, en la esfera principal, se sucedan los cambios vertiginosamente. Ahora poda distinguir distintas texturas y colores, pliegues y relieves, hilos de plata, zonas de azul intenso, otras verdes y frescas. Fijando ms atentamente la vista, divis gran cantidad de diminutas formas vivientes, como pequeas bestias. Me sent conmovido ante el prodigio, presa de una gran excitacin.
De pronto, un pequeo rayo ilumin un sector de la esfera, y de la nada surgieron dos nuevas criaturas, de gran belleza y rasgos suaves. Una de las criaturas tom un fruto que le ofreca una pequesima serpiente, y se lo entreg a la otra.
Cerr la caja rpidamente, sin disimular mi enojo.
-Que le pareci? inquiri Manuel.- No es un milagro?.-
Mi indignada respuesta no se hizo esperar.
-Ud. me ofende. S reconocer una imitacin.


Autor: Paul Maril
Escrib� tu opini�n sobre La respuesta
Nombre o Nick:
T�tulo:
Comentario: