Letras y Números

En un libro de música vivía una pequeña nota llamada Lasita, era una la-menor y por eso era muy pequeña y conocía a todas las demás notas musicales que eran su familia.
Lasita era muy pequeña por lo que era casi inaudible por lo que entre las demás notas la ayudarían a crecer. Se ejercitaba todos los días y hacían que corriera de un lado a otro del gran libro de música hasta el final. Un día Lasita creció y se convirtió en una gran “La”, las demás notas todavía la llamaban Lasita debido a que la conocían desde pequeña.
Un día las demás notas invitaron a Lasita a participar en una sinfonía y esta al saber la noticia daba de brincos por todos los renglones del libro, llamando la atención de todos los que la rodeaban.
Por primera vez participaría en algo muy importante por lo que decidió ponerse en forma y ejercitarse todos los días durante varias horas.
Su hermana llamada del mismo nombre pero con diferente terminación La-mayor la acompañaba a todos los ensayos de la gran obra.
Un día Lasita estaba caminando por las últimas paginas del libro y no vio un gran hoyo que había en el suelo, por lo que cayo por este y salió del libro el cual en ese momento estaba en movimiento. Lasita corrió atrás del libro y gritaba pero el libro poco a poco se fue alejando. Después de caminar por varias horas en una gran biblioteca vio un libro que le pareció familiar, dando un brinco del suelo a una silla y de ahí al librero donde se introdujo por una pequeña ranura.
Al entrar vio que ese libro no era en el que ella vivía, y siguió caminando y después de un rato oyó que alguien le decía, y tu que número eres? con voz de asombro.
Se había metido a un libro de matemáticas, la voz que le pregunto provenía de un pequeño número dos en forma de pato color azul, los dos asombrados se acercaron poco a poco para ver que extraña criatura habían descubierto. Lasita pregunto con voz baja cual era su nombre y el número dos de un brinco le contesto, yo soy el número dos!!!, que nunca has oído hablar de mí?, Lasita respondió que no y le contó que ella no pertenecía a ese libro.
El pequeño número dos le dijo que fueran a su casa para pensar en como ayudarla. Mientras iban caminando por una avenida llamada “Raíz cuadrada de 9”esquina con la calle “cincuenta y seis” en donde vivía el pequeño número dos. Lasita veía un mundo completamente diferente al de ella, veía toda clase de números y símbolos los cuales cuando se juntaban hacían cantidades enormes, algunos corrían atrás del signo de “más” mientras otros le huían al signo de “menos” era un libro muy colorido , había números de todos los colores y el pequeño número dos le contaba que era una gran cuidad de varios millones de números como habitantes.
Los números que estaban en la calle al ver a Lasita se acercaban para verla y comenzaron a rodearla y a hacerle preguntas de toda clase, que que número era, que de que formula nueva había salido, como buenos números le hicieron miles y millones de preguntas, en eso Lasita contó lo que le había ocurrido y que estaba buscando su libro de musica. Después de caminar junto con varios cientos de números los que hacían diferentes cantidades, decidieron llevarla con el gran número uno el cual se decía que conocía a casi todos los libros de la biblioteca y tenia una gran familia de varios millones de todos los tamaños y colores.
El gran número uno al ver a Lasita le pregunto que como no había tenido la precaución de fijarse en los hoyos que hay en los libros, le contó que él una vez se había caído del libro pero este no estaba en movimiento y pudo entrar de nuevo, después de hacerle de nuevo miles de preguntas, este decidió ayudarla.
Al día siguiente salieron del libro de matemáticas número uno Lasita, número dos y varios números que no conocían la biblioteca y a otros libros. Al salir del libro se encontraron con una biblioteca con millones de libros. Como número uno tenia una gran descendencia y tenia familiares en todos los libros entraron a todos los libros que veían a su paso buscando el libro de música de donde provenía Lasita. Al salir de un libro de cocina y ver hacia atrás vieron que millones de letras, símbolos y números los estaban siguiendo el darse a conocer la noticia de que era posible salir de sus libros de origen. La vista era impresionante y a la vez un desorden había por todos lados, en el suelo, las paredes y el techo letras caminando libremente símbolos brincando de un libro a otro y números haciendo cantidades nuevas, entrando y saliendo de todos los libros unas letras se empezaron a perder y vagaban de un lado a otro y se metían entre las palabras formando algunas faltas de ortografía y palabras nuevas.
En eso se escucho una risa y era Lasita diciendo que había encontrado el libro en el que vivía. Las otras notas de música al saber que tenían parientes en otro libro y brincaron hacia ellos y empezaron a conocer a sus parientes, se escuchaba en el libro de música notas nuevas mientras unas salían, otras entraban. Se alcanza a ver por toda la biblioteca a los números y símbolos brincando por toda la biblioteca formando palabras nuevas y buscando diccionarios para saber que significaban.
Vieron que es muy divertido salir y entrar de un libro a otro con un mapa mostrando a que libro pertenecían para así encontrar el camino correcto y de vez en cuando para formar palabras nuevas y escribir cuentos como este.
Y así Lasita regreso a su libro contando la gran historia de lo que había sucedido, así pudo continuar para participar en la obra a la cual había sido invitada, con la diferencia de que en el libro de música ya no solo había notas musicales, sino también números y letras brincando por todo el libro y de uno a otro , y de un cuento a otro cuento para visitar a otros libros.
Moraleja: Por eso cuando veas una falta de ortografía solo es una letra que esta un poco perdida o una letra con iniciativa queriendo formar una palabra nueva.


Autor: Jorge Rivas Mercado
Escrib� tu opini�n sobre Letras y Números
Nombre o Nick:
T�tulo:
Comentario: