Clara

Era una tarde de otoo, las hojas secas caan a la vereda que conduca a un largo camino hacia la puerta de entrada del vecino que todos odiaban; su nombre, Luis Barrios, quin haba repudiado al Barrio Clarita una semana antes en el desfile que conmemoraba a su fundadora Clara Gmez. Segn l todos los vecinos crean en idioteces, ya que los mismos confiaban en Clara como una santa y a la que haban visto aparecerse en forma de espritu. Su alma rondaba por la casa de Luis, un joven que no crea en la vida luego de la muerte, debido a que segn l ni vida tuvo porque nunca conoci a sus padres biolgicos y slo saba de ellos que lo haban abandonado en un orfanato. Sus padres adoptivos fueron Carmen y Andrs Del Pozo, la primera muri, cuando l tena diecisis aos, en un accidente automovilstico, y el segundo pidi vivir en un asilo luego del fallecimiento de Carmen.
Dos semanas posteriormente al desfile de conmemoracin barrial, Carmela Jimnez, la mejor amiga de la difunta Clara tuvo una revelacin:
-Busca mi diario ntimo en el stano de mi casa!- le dijo en sueos. Carmela estuvo en medio de la desesperacin y el temor de una inesperada aparicin; consecuentemente esa maana se dirigi a la antigua casa donde su habitaba su amiga y al ver la morada destruida, asaltada por los delincuentes del lugar se estremeci gravemente ante la fuerte rfaga de viento que cruzaba el barrio; Buscando desesperadamente, Carmela encontr el significativo diario para clara mientras lo lea encontr una parte de l que deca: Querido diario: estoy aterrada, mi marido descubri mi embarazo, l no lo quiere y me dijo que lo aborte o lo abandone en el orfanato barrial, fue capaz de golpearme y tengo miedo porque le haya pasado algo a mi hijo. No quiero abandonarlo ya que el es mi nico nio y lo quiero.; Carmela no pudo creer lo que haba pasado, pero se dirigi a aquel establecimiento benfico en busca del hijo de su mejor amiga.
Por otra parte, Luis estaba al borde de la locura, se encontraba muy ebrio y solitario, tanto que agarro un revlver, una situacin que desembocara en un indeseable fin.
Luego de tanto insistir, Carmela hallo el nombre del joven. La directora se conmovi al saber que su madre era la fundadora del barrio Clarita. Favorablemente ambas llegaron antes del tiro, le dijeron la verdad a Luis y juntos al da siguiente visitaron el cementerio donde ahora Clarita seguramente descansaba en paz.


Autor: Nadia Samanta Montero Flores
Escrib� tu opini�n sobre Clara
Nombre o Nick:
T�tulo:
Comentario: