Don Marcial y el angel

Todos los das por las callecitas del barrio, pasa Don Marcial, lo acompaa su hijo un jovencito de 20 aos, de ojos claros, con signos evidentes de retraso mental. Van tomados de la mano como de paseo, son un padre y su hijo. En la mirada de don Marcial se refleja ternura; compromiso solidario y un amor inconmensurable. El muchacho va como dando saltitos, intentando ponerse en puntas de pi, pasa a veces por debajo del brazo de su padre creando una coreografa pattica y casi cmica. Avanzan sin hablar, sin mirarse, cada cual en su mundo y los dos integrados en ese amor. La gente al pasar no los mira quizs por ese respeto que todos sentimos por el que sufre. El que por primera vez los ve, los observa de soslayo con curiosidad. Es extrao, ver ese joven de apariencia saludable, actuar como un nio de tres aos, es como si una artera flecha hubiera hecho blanco en el centro de su entendimiento sin
permitirle avanzar haca la adultez.
Despus de tres meses sin verlos, ayer paso don Marcial, iba solo por el mismo camino de siempre, caa la tarde y una brisa fra presagiaba el invierno. A lo lejos se poda observar que un ngel lo llevaba de la mano.


Autor: Oscar Ferrara
Escrib� tu opini�n sobre Don Marcial y el angel
Nombre o Nick:
T�tulo:
Comentario: